dia-internacional-viento-tarjeta-de-embarque
Foto: Stanislav Kondratiev en Pexels
Foto: Stanislav Kondratiev en Pexels
19 de junio de 2021

La aviación comercial y sus motivos para celebrar el Día Global del Viento

El 15 de junio de cada año se celebra el Día Global del Viento. Se trata de una fecha que se conmemora desde el año 2007 por iniciativa de la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA) con el objetivo de concienciar a la población mundial de la importancia de este elemento en la la biodiversidad del planeta y su utilización por el ser humano para ayudarle a desarrollar infinidad de acciones a lo largo de toda su historia.

La EWEA parece haberse centrado en las aplicaciones eólicas de explotación del viento como fuente de energía como estímulo para conmemorar esta efemérides, pero es indudable que los efectos del flujo del aire a gran escala en la atmósfera terrestre ha sido determinante en innumerables tareas humanas. La movilidad, por ejemplo, ha sido una de las principales necesidades que el hombre ha satisfecho con ayuda del viento. Las grandes exploraciones y rutas marítimas han aprovechado las grandes corrientes de aire del planeta para transportar personas y mercancías. Y lo hicieron, con mayor o menor precisión, desde las primeras personas que botaron un soporte flotante sobre una gran masa de agua con la idea de portear algo o a alguien. Así hasta nuestros días, cuando las grandes rutas de tráfico marítimo están condicionadas por las corrientes marinas, que se generan por los efectos del viento incidiendo sobre la superficie oceánica, y por las grandes corrientes de aire que circulan alrededor del planeta.

 

El aprovechamiento que los aviones hacen de las corrientes en chorro

La aviación ha tomado, en muchas de sus dinámicas, varias referencias de la navegación marítima para desarrollarse y una de ellas ha sido el aprovechamiento del viento. Los aviones han tenido que mirar un poco más arriba, que es donde iban a trazar sus rutas, concretamente a las zonas altas de la atmósfera, en la la parte donde la troposfera está cerca de encontrarse con la estratosfera, a unos 12.000 metros de altitud. Y en su mirada hacia el cielo la aviación se fijó, inevitablemente, en el comportamiento de las aves y en cómo realizan sus grandes migraciones en altura. Allí arriba encontraron una de las claves por la que los pájaros eran capaces de cubrir esas grandes distancias dosificando tan eficientemente sus esfuerzos: lo hacían a través de las grandes corrientes de aire serpenteantes que giran de oeste a este en la troposfera alrededor de todo el planeta, las denominadas corrientes en chorro, una de las bases de la operatividad y eficiencia de la aviación.

Las corrientes en chorro, también conocidas como jet stream, existen en muchos planetas y pueden estar originadas por diferentes causas. En la Tierra se forman debido a una combinación de la rotación sobre su eje y del calentamiento de la atmósfera provocado por la radiación solar. Las masas de aire adyacentes con diferencias importantes de temperatura forman estas corrientes en zonas del planeta donde la temperatura es más extrema, como son el caso de las regiones polares y áreas ecuatoriales. Las más fuertes son las polares, que se localizan a unos 60º de latitud y a una altitud de entre 7 a 12 km sobre el nivel del mar, mientras que las corrientes subtropicales, más débiles, se encuentran en los 30ª de latitud y a mayor altitud, entre 10 y 16 km.

El funcionamiento de las corriente en chorro es compleja, por lo que su longitud puede variar debido a diferentes motivos. Normalmente se proyecta de forma continua a lo largo de grandes distancias de entre 1.000 y 9.000 km, pero puede sufrir discontinuidades motivadas por diferentes factores como la aparición de zonas de bajas presiones en su camino u otros fenómenos meteorológicos. Su anchura también puede variar, aunque en una horquilla menor, habitualmente de pocos centenares de kilómetros, y su dimensión vertical suele ser menor a los 5 km. Su velocidad también depende de numerosos factores y varía principalmente en función del gradiente térmico, pero registra siempre cifras considerables que van desde los 90 a los 400 km/h.

La aviación es uno de los sectores que más aprovechamiento comercial y operativo ha sabido sacar a las corrientes en chorro de la Tierra. Es evidente que  todo fenómeno natural poderoso puede obtenerse grandes ventajas, pero también puede ser motivo de grandes desastres. Las corrientes en chorro optimizan la duración y recursos necesarios para muchos viajes que las aprovechan y se suben a su túnel de viento para incrementar considerablemente la velocidad y reducir el consumo de combustible. Los vuelos que cubren rutas como las de Nueva York-Londres o Tokio-Los Ángeles se realizan en tiempos muy inferiores que haciéndolos a la inversa. Los trayectos que se efectúan de oeste a este buscarán las latitudes por las que transcurren estos flujos de aire para “montarse” en ellas, mientras que itinerarios contrarios, de este a oeste, evitarán sus zonas de influencia.

El poder de este fenómeno atmosférico se expresa en ambos sentido, a favor y en contra. La reducción del tiempo de viaje y del combustible consumido es la gran ventaja de aprovechar una corriente en chorro. Pero no siempre se pueden utilizar en favor del avión, en muchas ocasiones las aerolíneas tendrán que evitarlas como mal menor, y esto no siempre es posible. Remontar una corriente en chorro, es decir, volar en su contra, incrementa proporcionalmente el consumo de tiempo y combustible al caso opuesto, al margen de que puede resultar incómodo e incluso peligroso. Aunque no es habitual que los aviones tengan problemas críticos remontando una corriente en chorro, en parte por la poca densidad del aire en altura, es preferible eludirla por los fenómenos que puede generar.

Llegados a este punto, puede ser interesante, antes de iniciar un vuelo, preguntar a los tripulantes de cabina de pasajeros si el avión irá montado a lomos de una corriente en chorro. O de saber si el piloto las evitará o tendrá que remontarla si el viaje se realiza hacia el este. Sea lo que sea, a relajarse y disfrutar del vuelo.

image/svg+xml

Fecha de embarque

6 de febrero de 2023

Puerta

12

Vuelo

v00456

Asiento

b24

EMBÁRCATE CON NOSOTROS EN ESTA NUEVA AVENTURA

Your compare list

Compare
Eliminar Favorito
COMPARAR
0