dia-mundial-aves-migratorias-tarjeta-embarque
Foto de Johannes Plenio en Pexels
Foto de Johannes Plenio en Pexels
9 de mayo de 2021

La aviación celebra el Día Mundial de las Aves Migratorias

El segundo sábado de mayo se celebra el Día Mundial de las Aves Migratorias, el primero de los dos que hay en el año, ya que también se vuelve a conmemorar el segundo domingo de octubre. Se trata de una campaña de sensibilización para comunicar al mundo la necesidad de conservar las aves migratorias y sus hábitats, resaltando sus principales amenazas y subrayando la importancia de la cooperación internacional para preservar la vida salvaje. Su origen se remonta al año 2006, cuando la el programa ONU Enviroment impulsó el proyecto que cada año dedicaría un tema a las aves migratorias.

Hasta el año 2017 convivían dos iniciativas para conmemorar la importancia de estos pájaros que dominan el cielo: el Día Internacional de las Aves Migratorias, organizado por Environment for the Americas (EFTA), y el Día Mundial de las Aves Migratorias, promovido conjuntamente por por el Acuerdo Sobre la Conservación de las Aves Acuáticas migratorias de África y Eurasia (AEWA) y la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres. Estas dos grandes campañas mundiales se unieron, manteniendo los días originales de celebración bajo el mismo nombre: Día Mundial de las Aves Migratorias.

 

La importancia de las aves migratoria en el desarrollo de la aviación

Las aves migratorias son aquellas que realizan viajes estacionales de forma regular, ya sea por razones climáticas o por necesidades alimenticias, de hábitat o de reproducción. Estos animales recorren largas distancias y el patrón que desarrollan de forma más común responde a trayectos al norte para pasar el verano en zonas templadas o árticas y reproducirse, aprovechando así el mayor número de horas de luz estival, y retornar después a zonas tropicales al sur para escapar de las inclemencias de los inviernos.

Las aves realizan las migraciones agrupándose en un gran frente. En muchos casos siguen corredores establecidos denominados rutas de vuelo migratorio que pueden estar programados de forma genética. Toman como referencia grandes cadenas montañosas y líneas de costa, aprovechando grandes corrientes atmosféricas y otros patrones de viento para economizar esfuerzos y hacer más eficiente su viaje.

Desde la antigüedad los hombres han mirado a los pájaros en su afán por volar. La biomimética es la ciencia que estudia las naturaleza para imitarla y desarrollar las soluciones que ella previamente ha encontrado para realizar sus funciones. El vuelo siempre ha sido una de ellas y las aves el ejemplo a seguir. Leonardo Da Vinci fue de los primeros en realizar, en el siglo XV, un estudio avanzado y documentado basado en la fisonomía de los animales para proponer diseños con determinados fines. Una de ellas fue su máquina voladora, para la que se inspiró en las características del murciélago.

Cuatro siglos después, en 1895, el hombre lograría realizar el primer vuelo sin motor. Lo consiguió el ingeniero alemán Otto Lilienthal con un diseño inspirado en en la dinámica de las aves y que presentó en su libro ‘El vuelo de las aves como base de la aviación’, donde establecía los principios del ala aerodinámica y algunas de las bases conceptuales de la aviación. Fue el principio de muchos intentos, serios y con posibilidades reales, de dominar el aire junto con las aves, y que alcanzaría su punto culminante a principios del siglo XX con los hermanos Wright y su primer vuelo con motor en 1903.

La aviación empezaría a desarrollarse rápidamente a partir de entonces. Pero no exactamente de la forma que habían pensado los pioneros Leonardo Da Vinci Otto Lilienthal, imitando el vuelo de las aves como principal fundamento. La ingeniería aeronáutica resolvió las problemáticas físicas y aerodinámicas para la sustentación a partir de la potencia generada por grandes propulsores, desviándose así de las referencias que representaban los pájaros en la naturaleza. Al menos en cuanto al diseño de los aparatos, porque la aviación sí utilizó rutas optimizadas según las corrientes atmosféricas para ganar eficiencia.

La aeronáutica, tanto en su aplicación civil como militar, antepuso en sus inicios la potencia de los motores a la eficiencia que le ofrecía la naturaleza a través de los pájaros, una solución igualmente válida pero costosa y poco sostenible a largo plazo. Tras más de un siglo de historia, la aviación ha vuelto a tomar la naturaleza como referencia, aprovechando los avances tecnológicos sin precedentes desarrollados durante las últimas décadas.

El objetivo es incorporar a la aeronáutica los millones de años de evolución de eficiencia energética que hay en el vuelo de las aves. Los aviones actuales optimizan sus estructuras imitando elementos del cuerpo de los pájaros tales como las alas y los huesos huecos que les proporcionan ligereza a la vez que resistencia. El diseño del Airbus 380, el avión de pasajeros más grande del mundo, incorporaba soluciones optimizadas para la estructura de sus alas, lo que le permite reducir el peso y el consumo.

Los materiales, más maleables, también permiten imitar formas del cuerpo de los pájaros, lo que se conoce como ‘morphin’, aportando soluciones que incrementan la eficacia aerodinámica. El Northrop Grumman B-2 Spirit, un bombardero estratégico polivalente producido en Estados Unidos, propuso ya a finales del siglo pasado un diseño que imita la forma y disposición del halcón peregrino, una de los animales más veloces y precisos de la naturaleza.  La industria militar ha conseguido replicar la eficiencia de la naturaleza en los diseños de drones y naves no tripuladas, tan ágiles y silenciosas como sus vecinos los pájaros.  También la NASA recurre al ‘morphin’ para desarrollar prototipos basados en organismos biológicos con sistemas distribuidos que imitan elementos orgánicos como nervios.

La aviación, como en sus orígenes, vuelve a mirar al cielo para imitar las capacidades de las aves migratorias, los objetos voladores más eficientes diseñados hasta el momento. Y para seguir reproduciendo en aviones sus altísimas aptitudes, es necesario preservarlas con iniciativas como el Día Mundial de las Aves Migratorias.

image/svg+xml

Fecha de embarque

6 de febrero de 2023

Puerta

12

Vuelo

v00456

Asiento

b24

EMBÁRCATE CON NOSOTROS EN ESTA NUEVA AVENTURA

Your compare list

Compare
Eliminar Favorito
COMPARAR
0